«

»

Cosas de Perros: Collares Eléctricos: La espantosa realidad

La ASSOCIATION OF PET BEHAVIOUR COUNSELLORS condena el uso ampliamente extendido de cosasdeperrosdispositivos que envían descargas eléctricas a los perros con el propósito de adiestrarlos o curar problemas de comportamiento. Su potencial para el mal uso fortuito es alto y fácilmente podrían ocasionar un considerable e innecesario dolor y ansiedad en el animal.

Un perro que experimente una descarga desagradable en el cuello “inesperadamente” asociará la sensación con cualquier cosa en la que de casualidad haya fijado su atención en ese momento. Usado incorrectamente, ésta podría ser una zona, objeto, otro perro, el dueño o incluso un niño. Podrían fácilmente acontecer efectos secundarios no deseados cuando el perro que recibe la descarga se asuste de estar en esa zona, o podría tenerle miedo y como consecuencia, volverse potencialmente agresivo hacia sus propietarios, niños, otros perros o extraños.

En manos inexpertas, puede llevar muchas repeticiones administrando descargas antes de que el castigo sea finalmente asociado con el comportamiento no deseado, y varias más antes de que el perro aprenda como evitar la descarga realizando la acción “correcta”. Esto no solo es inhumano, sino que puede establecer una serie de miedos, los cuales pueden causar problemas de comportamiento asociados en el futuro.

Además, es posible que el dispositivo pueda desencadenar influencias externas, o desordenes, lo que puede dar como resultado la administración de repetidas descargas, particularmente en esos dispositivos que están diseñados para ser accionados mediante el ladrido y colocados en los perros que se dejan solos durante largos períodos.

Los métodos sofisticados para castigar a los perros no son necesarios para adiestrarlos a que se comporten correctamente. Tales métodos son a menudo utilizados como una solución rápida por los inexpertos. Los métodos humanos que dependen de una comprensión acertada de la mente del perro son más efectivos para el adiestramiento o producen una recuperación duradera para los problemas de comportamiento. Los resultados pueden llevar algo más de tiempo lograrlos, pero el proceso tiene el beneficio de ser menos estresante para el perro, estar libre del riesgo de efectos secundarios, y de mejorar en lugar que echar a perder la relación entre perro y dueño. A la larga darán como resultado un perro feliz y confiado y un dueño satisfecho.

Sólo en contadas ocasiones, cuando se ha intentado todo y ha fallado y cuando el estado es potencialmente amenazante para la vida, puede alguna vez el uso de tales dispositivos estar justificado, y, solo entonces en manos de un especialista en comportamiento con experiencia que tenga capacidad para ser preciso en su uso.

Los propietarios de animales de compañía problemáticos necesitan tomar conciencia de que el comportamiento indeseado puede ser modificado con inteligencia y asesoría y que un “parche rápido” que se aproxime a los métodos inhumanos de castigo puede hacer más mal que bien.

David Appleby MSc
E-Mail: mailroom@petbcent.demon.co.uk
http://www.petbcent.demon.co.uk/

Traducido por : corby
E-Mail: corbycan@ya.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: