«

»

Actividades: Dónde y cómo adquirir un perro con todas las garantías

actividadesAdquisición responsable

Dónde y cómo adquirir un perro con todas las garantíasEn el siglo XXI todavía existen particulares, sin ningún tipo de control ni cualificación, que puedan permitirse el lujo de comerciar con seres vivos. Pero… ¿cuáles son las vías más frecuentes de adquisición de un perro?

 

CARLOS RODRÍGUEZ

Fuente: Link al artículo aqui

Interesante artículo de :
Carlos Rodriguez

Existen vendedores de calcetines y de ropa interior que se interesan más por los productos que venden que determinados individuos que se lucran con la venta de animales.

La adquisición de un animal jamás debe dejarse llevar por el primer impulso, por ese latigazo en el corazón cuando vemos los indescriptibles ojos de un cachorro a través de un cristal.

Pero… cuales son las vías más frecuentes de adquisición de un perro…

“Los particulares”:

¿Cómo se pueden vender animales vivos sin ningún tipo de control?, ¿qué garantías nos ofrecen estos personajes?, ¿se controlan las posibles enfermedades que pueden transmitir?, ¿qué impuestos satisfacen a las arcas del estado por la operación de venta realizada?…

Estamos ante una singular especie; estamos ante unos individuos que utilizan a sus mascotas como una fuente extra de ingresos: con lo que sacan se pagan las vacaciones, se compran el deseado modelito… ¿y el perro?… ¡¡que más da!!. El perro es un mero instrumento para conseguir algo muy preciado en nuestra sociedad: dinero.

Abran cualquier periódico, compren el “segunda mano”…¡¡y ahí están!!, cientos de particulares deseosos de vendernos sus animales, todos los perros del mundo: “supercampeones”, “súper económicos” y “súper descontrolados”. ¿Que existen excepciones…?, ¿que podemos encontrar animales maravillosos, sanísimos y perfectamente cuidados?… No lo niego. Pero… si el animal se pone enfermo, si no nos dan el pedigrí prometido… ¿a quién reclamamos?.

Tiendas especializadas, pajarerías…:

Existe un variado tipo de comercios que se dedican a la venta de animales vivos. La generalización siempre conduce a errores, pero mi humilde opinión es que existen determinadas tiendas (demasiadas) que no deberían estar abiertas al público. ¿Qué estudios debe poseer el propietario de una tienda de animales?: Los mismos que el de una tienda de variantes.

¿Es imprescindible que los animales se tengan que vender en la tiendas?, ¿qué condiciones deben tener éstas para cumplir con las necesidades del animal?, ¿cuánto tiempo máximo deben sufrir ciertas condiciones?, ¿están limpios y bien alimentados?, ¿están al corriente de sus vacunas y desparasitaciones?, ¿están adquiriendo algún problema de comportamiento?… ¿Y el pedigrí?… ¿y las garantías sanitarias?…

¿Existen tiendas serias?. Sí, pero pocas. ¿Cuántas nos enfrentan a la cruda realidad de la tenencia de un animal antes de efectuar una venta?, ¿cuántos evitan el sufrimiento de los largos días en una jaulita?, ¿cuántos disponen de servicio veterinario real y efectivo?, y lo más importante… ¿cuántos de ellos ponen por encima de todo la vida del animal?.

En qué fijarse al comparar. Si vamos a comprar a una tienda de animales no debemos caer en la tentación de la compra compulsiva: “Pobrecito… que carita de pena tiene… mírale, se quiere venir con nosotros…”. Antes de comprar debemos informarnos sobre qué tipo de garantías sanitarias nos ofrecen (por escrito), debemos exigir la entrega del pedigrí o de su resguardo en el momento de la compra (aunque el pedigrí pueda ser de un animal que vive felizmente en Córcega), el animal deberá acompañarse de su cartilla sanitaria oficial firmada por un veterinario colegiado y… como guinda… algo que nuestro carácter mediterráneo suele obviar…¡¡la factura!!.

Criadores:

Son los supuestos especialistas y responsables de guiar la mejora genética de las razas. ¿Cuáles son sus estudios?, ¿cómo han alcanzado esta “titulación”?. Si alguno de ustedes piensa que no voy a dejar “títere con cabeza”… nada más lejos de mi intención. Ya he comentado que todas las generalizaciones son nefastas, pero… si yo tengo un macho y dos hembras y cumplo con unos sencillos requisitos… ¡¡soy criador!!

Existen grandes profesionales formados a base de batacazos, errores y mucho sufrimiento; no creo que éstos sean lo métodos más deseables para alcanzar el rango de profesional. Todos han aprendido de sus fallos: un poco de intuición por aquí, un error que no debo volver a cometer por allá… ¡¡y consigo mi línea de trabajo!!. Ponen tratamientos, recomiendan curiosas mezclas alimentarias e incluso operan a sus animales…¡¡sí, sí… lo que oyen!!.

Muchos son excelentes personajes que han luchado por mejorar unas razas y por evitar que se pierdan otras, pero ellos mismos lo dicen: “Aquí es criador cualquiera”. A pesar de todo, el criador es otra opción para adquirir un animal; si nos decidimos por ella, sería recomendable acudir acompañados de nuestro veterinario de confianza.

El animal que nos ofrece un criador no ha perdido el contacto prematuro con su madre ni con sus hermanos, y se va socializando con las personas en un entorno de seguridad. Suelen estar vacunados y desparasitados correctamente, ya que un descuido pondría en peligro la estabilidad sanitaria y económica del criadero.

Albergues, Protectoras, Fundaciones…:

Las buenas intenciones y el amor a los animales no son suficientes valores para proporcionar la calidad de vida que se merecen los perros. Existen muchas protectoras o similares que, intentando realizar un bien para el animal, lo único que consiguen es prolongar su agonía.

Existen protectoras que deberían cerrarse, aunque ello supusiera el sacrificio de los animales que cobijan… Piensen por un momento qué es mas digno… ¿vivir rodeado de miseria y dolor o morir sin sufrimiento? No todos los albergues, protectoras o fundaciones ponen sólo buenas intenciones y mucho amor; la gran mayoría disponen de medios para mantener a los animales en correctas condiciones higiénico-sanitarias.

En estos centros los animales son correctamente alimentados, se realizan analíticas de control, se les vacuna y desparasita y se les esteriliza. En estos centros se pueden encontrar maravillosos animales con los que compartir nuestras vidas.

Como guinda a tan maravilloso pastel, estas entidades nos suelen aproximar bastante bien al comportamiento del animal, algo de gran importancia para nuestra futura convivencia. Estos centros nos expondrán de forma muy clara las ventajas e inconvenientes de la tenencia de un animal, nadie mejor que ellos conoce las consecuencias de los errores. Si tienen verdadero interés mantendrán siempre el contacto con nosotros, una vez recogido el perro, para asegurarse que ese animal que sacaron de la calle se encuentra feliz y en perfecto estado en nuestro hogar.

Legislar con cabeza

Todos y cada uno de los problemas anteriormente comentados se solucionarían fácilmente si las administraciones pertinentes legislaran con cabeza.

Es impresentable que un sector de gran importancia económica y que comercia con vidas no esté correctamente legislado. Debe ser que todavía no tienen claro lo que se pierden por no fiscalizar una actividad que mueve anualmente muchos miles de millones de euros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: