«

»

Lobos: La población de lobos en Andalucía, aún en serio peligro

ABC.SEVILLALOBOS ICO

La población de lobos en Andalucía, aún en serio peligro de extinción, «frena su declive», iniciado a mediados del siglo pasado, y se estabiliza en unos 50 ejemplares, compuestos por entre seis y nueve núcleos familiares diversificados en el Parque Natural de Sierra de Despeñaperros, Parque Natural Sierra de Andújar, el Parque de Sierra Cardeña y Montoro y el Parque Natural de Hornachuelos.

En declaraciones a Europa Press, el jefe del servicio de Conservación de la Fauna y Flora de la Consejería de Medio Ambiente, Fernando Ortega, explicó que la Administración destina desde 2003 unos 300.000 euros cada dos años al programa de actuaciones para su conservación, el cual realiza un seguimiento de la especie, asesora y conciencia a las escasas personas que están en contacto con esta especie, al tiempo que evita y minimiza los perjuicios que la especie produce sobre la ganadería.

Asimismo, apuntó que el departamento del ramo confía en que en unos diez o 15 años la especie deje de estar en peligro de extinción y se sitúe en una población media de unos 200 ó 300 ejemplares, una cifra con la que se garantizaría la permanencia de la especie en la Comunidad a largo plazo. No obstante, añadió que el crecimiento debe realizarse de «manera progresiva», ya que si se produjese una «explosión de lobos», como ocurrió en el norte de España, «ello acarrearía graves problemas sociales».

En propiedades privadas

Ortega apuntó que las zonas andaluzas donde está presente el lobo suelen ser propiedades privadas dedicadas «casi exclusivamente» al aprovechamiento cinegético, con ausencia de redes de carreteras y un aumento del número de puntos de agua, lo que, según dijo, ha favorecido la creación de un territorio «propicio y óptimo» para el lobo en Sierra Morena.

Destacó que Medio Ambiente está en «permanente» contacto con los ganaderos y propietarios «al ser los que más sufren la presencia de esta especie». Así, para frenar los ataques al ganado, se están instalando rediles, pastores eléctricos, barbacanas y repelentes luminosos que les ahuyenten. Además, desde que en 1986 la Junta lo declarase «especie protegida», indemniza los daños producidos sobre la ganadería.

Fuente: www.abc.es

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: