«

»

Lobos: Extinción del antiguo Lobo de Alaska

La extinción de muchos grandes mamíferos al final de la última Edad de Hielo fue quizá peor de lo LOBOS ICOque los científicos han venido creyendo. A la lista de víctimas como el mamut lanudo o el Tigre Dientes de Sable, un equipo de científicos ha añadido una más: una especie de lobo muy carnívora que vivió en Alaska.

Se tiende a creer que, en general, los lobos sobrevivieron a la extinción de finales del Pleistoceno. Pero este tipo de lobo del que hasta ahora no se tenía conocimiento, parece que se desvaneció sin dejar rastro hace unos 12.000 años.

260707bEl estudio, a cargo de un equipo de investigadores dirigidos por el Instituto Smithsoniano, combinó análisis químicos y genéticos con estudios paleontológicos más convencionales de la morfología (forma) de los restos óseos fósiles. Este enfoque multifacético permitió a los investigadores rastrear las relaciones genéticas de estos antiguos lobos con los lobos actuales, así como comprender su papel dentro del ecosistema primitivo en que vivían.

Los investigadores extrajeron ADN mitocondrial de los huesos fósiles de lobo preservados en el permafrost, y compararon las secuencias, llamadas haplotipos, con las de los lobos modernos de Alaska, y de otras partes del mundo. Los fósiles mostraron una amplia gama de haplotipos, de hecho mayor que la de sus homólogos modernos, pero no se constató superposición alguna con los lobos actuales. Esto fue sorprendente.

“Creímos que posiblemente podrían estar relacionados con los lobos asiáticos y no con los americanos, ya que Norteamérica y Asia estaban conectadas durante esa época. El que no estuvieran relacionados con ninguna especie hoy viva fue toda una sorpresa”, explica la autora principal del estudio, Jennifer Leonard (ahora en la Universidad de Uppsala, en Suecia).

El resultado implica que los lobos de Alaska se extinguieron por completo, sin dejar descendencia moderna. Después de su extinción, el hábitat de Alaska probablemente fue recolonizado por lobos que sobrevivieron más al sur de la capa de hielo, en la parte continental de Estados Unidos.

El antiguo lobo de Alaska se diferencia de los lobos modernos no sólo en sus genes, sino en su cráneo y dientes, robustos y más adaptados a desarrollar una poderosa mordedura y a hender la carne fresca, que los de los lobos modernos. También mostraban una tasa de dientes rotos mayor que la de los lobos modernos.

Tomadas en su conjunto, estas características sugieren un lobo especializado en matar y devorar presas relativamente grandes, y quizá también con actividad carroñera habitual.

El análisis químico de los huesos respalda esta conclusión. Los valores de isótopos de carbono y de nitrógeno en los huesos de los lobos de Alaska son intermedios entre los de aquellos de sus presas potenciales (mamuts, bisontes, bueyes almizcleros y caribúes), sugiriendo que su dieta era una mezcla de estas grandes especies.

Información adicional en:

Fuente:  http://www.amazings.com/ciencia/noticias/260707e.html

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: