«

»

Noticias: Cómo vivir con los ojos de un perro

noticias16/06/2007  En directo | Día de la ONCE

La organización celebró ayer su fiesta con una exhibición de adiestramiento y hoy, con una comida a la que acudirán más de 600 trabajadores y afiliados de Galicia

(Firma: Gadea G. Ubierna | Lugar: lugo)
Pilina se pidió ser la primera. Con paso firme y sin antifaz. «No gracias, no lo necesito. Soy ciega», le dijo a Cristóbal, uno de los dos adiestradores de la Fundación ONCE del Perro Guía de Madrid, que ayer estuvieron en la Praza Maior mostrando parte de todo lo que les enseñan a los animales en la escuela.

Pilina cogió el enganche del arnés y se lanzó a la pista de obstáculos como si lo hubiera hecho toda la vida, con tanta decisión que Leo, la perra labrador que caminaba a su izquierda, tuvo que pararle los pies en varias ocasiones del trayecto. «Maravilloso. Hasta ahora no me lo había planteado, pero igual solicito uno porque me ha parecido genial», resumió Pilina.

Así es como funciona esta fundación, en pie desde 1999. Ellos enseñan a los perros -en este momento, 130 labradores, golden retriever y pastores alemanes- durante ocho meses y luego le adjudican un dueño, una persona invidente de cualquier punto de España que haya solicitado este servicio. Pasan un período de adaptación de tres semanas, y luego se marchan a su casa.

«Nunca hemos tenido una mala experiencia, pero es importante crear los vínculos», explicaba Cristóbal mientras acariciaba a la perra, mucho más pendiente de su compañero de demostración, un golden llamado Gulpin. «Siempre están así, pendientes el uno del otro», apuntó el adiestrador.

Videntes e invidentes, entre ellos el responsable provincial de la organización, Juan Leirós, fueron llegando a la plaza, donde otros monitores simulaban paseos en tándem o enseñaban cosas tan simples como comer a voluntarios que hacían de ciegos durante unos minutos. «La diferencia es que ellos lo son siempre», matizó una de las profesoras de Braille llamada Covadonga.

Ella, como sus compañeras, son profesoras itinerantes que recorren toda la provincia para dar apoyo a los más de 160 estudiantes afiliados . «Totalmente gratis, se les proporciona libros, ordenadores adaptados y todo el material necesario desde que nacen hasta que van a la Universidad», explicó. De hecho, este curso, entre seis y diez lucenses, «ahora mismo me pillas sin el número exacto», se justificaba otra de las monitoras, están en la Universidad de Santiago.

Jornadas así no sólo buscan sensibilizar, sino que en cierto modo, ponen a prueba a una ciudad. «Hemos entrado en varios establecimientos con los perros y nadie nos ha dicho nada, cosa que en otros sitios no ocurre porque la gente desconoce la legislación», concluyó el otro adiestrador, Manolo.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/ed_lugo/noticia.jsp?CAT=118&TEXTO=5900027

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: