«

»

Historias y Opiniones: Peligro para sus mascotas en el ambiente

Enfermedades. El moquillo ataca los perroshistoriasyopiniones

A Tony, un Samoyedo de siete meses, se lo observaba siempre moviendo la cola en señal de felicidad. Los gestos cariñosos y educados hacían de él un verdadero “mejor amigo del hombre”. Sus amos, la familia Sandoval, no lo veían como un perro, sino lo consideraban uno más del “clan”.

Pero toda esta alegría cesó cuando Amandita, la chiquitita de la casa, vio a su mascota muy extraña y con signos de enfermedad; Tony ya no brincaba, no raspaba la puerta principal para que le dejaran entrar. De sus ojos segregaba pus, tenía vómito y total decaimiento.

Cuando los dueños lo llevaron al veterinario todo intento de curación fue en vano; el animalito murió afectado por un gran mal denominado: “moquillo”.

Significado

Esta es una de las enfermedades más graves en los perros, provocada por un virus que se encuentra en las corrientes de aire, objetos inanimados, orina y materia fecal contaminadas. A menos que se mantenga al canino completamente aislado, es prácticamente imposible evitar que se exponga a la enfermedad.

Afecta en todas las edades, sin embargo, la ocurrencia es más alta en cachorros no vacunados de las seis a 18 semanas de edad. También es perceptible en animales viejos, cuyo calendario de vacunación fue ineficiente.

Los humanos no lo contraen, pero pueden ser portadores del virus.

Síntomas

Los primeros signos a considerar son:

Estrabismo.
Congestión y secreción de pus en los ojos.
Reducción en el peso.
Tos.
Vómitos.
Secreciones nasales.
Diarrea.

Desarrollo de la enfermedad

El fenómeno se inicia con un imperceptible eritema de piel, al que se van asociando lesiones oculares que adoptan la forma de conjuntivitis de gravedad variable, observándose, en ocasiones, queratitis, la cual determina una opacidad blanca lechosa.

El periodo de incubación es de 20 a 25 días, dependiendo del animal. Los primeros signos se presentan del día 6 al día 9 post infección, ya que el virus se multiplica en los órganos encargados de las defensas. Los siguientes señales se aprecian del día 15 al 20, para esta fecha el virus se encuentra en todo el organismo y comienza su eliminación mediante las secreciones corporales.

¿Es curable?

Desafortunadamente la mayoría de los pacientes que acuden al veterinario tienen la enfermedad avanzada; por lo que la recuperación o la cura puede resultar difícil o incluso el salvarle la vida es casi imposible.

No todos los enfermos tienen un pronóstico reservado; algunos son llevados oportunamente al doctor y su manejo y tratamiento son oportunos.

Recomendaciones

Prevención y protección

Quienes sobreviven a una infección natural, pueden desarrollar suficiente inmunidad para protegerse durante el resto de su vida.

Hay muchos caninos -especialmente cachorros- que no se salvan de una infección adquirida naturalmente.

La protección más segura es la vacuna, pero desgraciadamente, la ciencia no ha inventado aún un antídoto que garantice la protección durante toda la existencia, con una sola aplicación.

Los cachorros que nacen de hembras inmunes al moquillo adquieren cierto grado de protección natural si la madre amamanta a los cachorros.

El grado de protección que un cachorro recibe varía en proporción a la cantidad de anticuerpos que la madre tenga, pero nunca es suficiente.

Es por esto que se aconseja comenzar a vacunar a partir de los 45 días de edad.

Recuerde que un can forma parte de su familia y debe ser tratado como tal. Se le deberá brindar el mismo cariño que reciben los hijos.

Tome en cuenta

Complicaciones

Esta patología ataca el sistema nervioso, provocando una parálisis parcial o completa, como también convulsiones. Se evidencia apatía y mal apetito.

Hay casos en que los signos pueden ser irreconocibles sin llegar a detectarse, o puede que el can tenga únicamente una ligera fiebre durante un par de semanas.

Los problemas nerviosos pueden aparecer a veces semanas después que el animal se ha recuperado de los primeros síntomas de la infección.

Este fenómeno es tan común y sus signos son tan variados que cualquier perro joven que esté enfermo deberá llevarse al veterinario.

Fuente: http://www.lahora.com.ec

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: