«

»

Por Nuestros Amigos: ¿Hasta donde puede llegar la insensibilidad humana?

pornuestrosamigosEl pasado lunes, 9 de mayo de 2005, entre las 19 y las 22 horas, en la nacional 630 que va de Zamora a Salamanca, 200 metros antes de llegar al primer desvío para entrar en Morales del Vino, una moto atropelló a un perro (setter, aunque la raza es lo de menos), provocándole la rotura de la columna vertebral, aunque dejaba al animal plenamente consciente y con un alto grado de sensibilidad.

Tres días después (¡¡OJO, TRES DÍAS!!), la protectora de animales de Zamora Fiel Amigo tiene constancia de que el perro sigue allí, en la cuneta de la carretera. Dos voluntarios se desplazan hacia el lugar y entre un charco de sangre y orina del propio animal, lo recogen y lo llevan al veterinario, donde son informados de su situación, decidiendo, según el consejo profesional y las condiciones tan lamentables que presentaba el setter, sacrificarlo, poniendo fin a TRES DÍAS DE INTERMINABLE CALVARIO.

Pero aquí no acaba la historia:

Poco después del accidente, los integrantes, individuos o como quieran llamarse las personas de atestados que aquel día no solucionaron nada, se presentaron en el lugar de los hechos donde tomaron fotografías del perro y dieron parte del accidente. Abandonaron el lugar dejando al herido (el animal padeció casi 72 horas de dolor insoportable) y asegurando que los únicos responsables de su recogida eran los agentes del seprona, quienes según ellos, llegarían al día siguiente (otra muestra más de la insensibilidad tan repugnante que muestran muchas personas, ya que pretendían dejar al perro toda la noche allí).

Como ya se ha dicho antes, allí no apareció nadie más que los voluntarios de la protectora de animales, en el momento en el que se enteraron de la situación, y nada menos que al jueves siguiente. Con este escrito queremos denunciar la falta de profesionalidad, de sensibilidad y de civismo de:

1ºA los agentes de Tráfico que se ocuparon de este caso : que dejaron al perro abandonado a su suerte, en la carretera, para que el problema se solucionase como por arte de magia, ya que nos consta que no avisaron al seprona.

2º A los agentes de seprona: quienes conscientes de la situación, ya que fueron avisados por la persona que atropelló al perro y por otros particulares, no hicieron
más que darles largas para que el asunto no diera problemas.

3º Al conductor de la moto, quien en principio dejaba entrever buenas intenciones al avisar a la protectora, pero también dudosas desde el principio ya que no tuvo la poca decencia y sensibilidad de sacar al perro de allí durante tres días. Además, más tarde se pudo confirmar que su único fin era localizar al dueño del perro para que le pagara los daños de la moto, y viendo que no conseguía nada con la guardia civil, decidió acudir a la protectora de animales.

Por último, agradecer a los voluntarios de la protectora de animales de Zamora Fiel Amigo, su actitud en este tipo de problemas. Estas personas hacen el trabajo de otros organismos oficiales gracias al respeto que defienden hacia todos los seres sensibles. Además, no sólo no reciben ningún tipo de compensación a cambio, si no que ponen su tiempo, su dinero y lo que es peor aún, sus sentimientos, que por culpa de gente miserable que propicia hechos como el que acabamos de contar, los voluntarios de la protectora sufren también las consecuencias de la brutalidad.

Fuente: www.fielamigo.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: