«

»

Lobos: La mayoría de los ataques atribuidos a lobos son obra de perros salvajes

30/11/2005 | Galicia El año pasado se abonaron 70.000 euros en ayudas a los ganaderos LOBOS ICOperjudicados Medio Ambiente duplica el presupuesto para indemnizar, y lo hará aunque haya dudas • La Administración regulará con rigor las batidas de caza • Control del furtivismo y el uso de venenos

El pasado domingo, dos lobos o perros asilvestrados mataron una yegua preñada, valorada en 6.000 euros, que se hallaba en una finca de la parroquia lalinense de Donramiro El lobo carga con culpas ajenas, ya que la mayor parte de los ataques a reses que denuncian los ganaderos son obra de perros salvajes. Así lo sostienen, al menos, la Consellería de Medio Ambiente y los expertos que la asesoran, y que trabajan para buscar el equilibrio entre la conservación de la especie y la conflictividad social que provoca. El año pasado la Administración tuvo que abonar unos 70.000 euros a los propietarios de cabezas de ganado que perdieron reses por ataques de lobos. Las ayudas oscilan entre los 60 y los 70 euros por cada animal muerto. El conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, señaló ayer en Santiago que el plan de gestión del lobo que está elaborando su departamento defenderá el equilibrio entre la conservación y su aprovechamiento cinegético, a la vez que procurará atender y agilizar las reclamaciones de los afectados. En Galicia viven alrededor de 600 lobos, agrupados en 80 manadas. El dato, facilitado por el director xeral de Conservación da Natureza, Benito Reza, implica que el 30% de los lobos de toda España se concentran en la comunidad gallega. Los informes existentes avalan que, de momento, esta población no está amenazada ni en declive, según Benito Reza, sino estabilizada en tres grandes zonas de Galicia, con especial presencia en las zonas de Ancares, Caurel, Trevinca, Xurés, Xistral e incluso en la Serra do Barbanza. La normativa europea permite que el lobo sea cazado al norte del río Duero, pero no al sur, donde la población llega a ser casi testimonial. El conselleiro anunció que para el 2006 se duplicará el presupuesto destinado a subvencionar los daños causados por las manadas, hasta llegar a los 150.000 euros. Pero la nueva Consellería de Medio Ambiente introduce una novedad en la gestión de ayudas, que Manuel Vázquez resume diciendo que «se normalmente había unha norma na casa según a que, ante a dúbida, denegábase a axuda, agora cambia e cando exista una duda razonable sobre se foron cans ou lobos os que causaron o dano, entregarase a subvención». Eso si, previo peritaje de un experto. Medidas preventivas Tanto el conselleiro como el director de Conservación da Natureza se basan en informes y estudios especializados al asegurar que el lobo no es tan fiero, -al menos por lo que se refiere a ataques a rebaños- como lo pintan. La normativa que elabora la Xunta contiene medidas preventivas, como una línea de ayudas para que los ganaderos puedan adquirir mastines y pastores eléctricos que, según se ha demostrado, dan muy buenos resultados. La Consellería de Medio Ambiente pide además a los ganaderos que mantengan un «mínimo control» sobre sus rebaños.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: