«

»

Historias y Opiniones: ¿DONDE ESTAN NUESTROS DERECHOS?

¿Dónde están nuestros derechos?historiasyopiniones

Soy consciente de la polémica que mis palabras pueden desatar, pero no quiero pedir perdón por ello. Hablo por los sin voz, por los miles de perros y gatos que actualmente son considerados en España como meros objetos, con valor o sin él.

¿Dónde están nuestros derechos?

Soy consciente de la polémica que mis palabras pueden desatar, pero no quiero pedir perdón por ello. Hablo por los sin voz, por los miles de perros y gatos que actualmente son considerados en España como meros objetos, con valor o sin él.

Cada día llegan a los periódicos españoles cartas hablando del peligro sanitario de los perros sueltos en las playas, o de los que circulan por los parques y jardines de nuestras ciudades. Nos imponen unas leyes que debemos cumplir, y la mayoría de nosotros cumplimos. Pero no nos dan derechos.
Hablo como feliz compañera de un perro, un amigo de cuatro patas que me ha dado muchos de los mejores momentos de mi vida. No me considero su dueña, porque no lo veo como un objeto, no es susceptible de ser poseído. Él me eligió como amiga, y como amiga suya está siempre conmigo. Siempre que puede.
Como española y residente en Galicia que soy, he de decir que me indigna la poca cultura en general y canina en particular que hay en España. En Europa luchan por los derechos de esos peludos compañeros, les permiten acceder a casi cualquier sitio con sus colegas humanos. Prácticamente no existe abandono, y éste está considerado como un delito en cualquier país de la Unión Europea al que vayamos.
Mientras tanto, en España, no podemos ni siquiera acceder al transporte público con ellos, salvo algunas excepciones. En Galicia no hay ninguna compañía de transporte público que nos permita viajar con ellos en las condiciones en las que viajan por Europa. Las leyes dejan a criterio de las compañías el permitir el acceso o no a los perros y gatos. Yo me he encontrado en un caso con cierta compañía en la que me prohibieron subir al autobús con mi perro, aduciendo que podía haber alguien que le tuviera alergia, o que podía ensuciar; en ese mismo autobús, con el mismo conductor, vi como el día anterior subía una señora con un perrito de raza Yorkshire Terrier. Y me pregunto: ¿es que las otras razas de perros no pueden provocar alergias? ¿No pueden ensuciar en el autobús? Bien es cierto que mi amigo pesa nada menos que 30 kg y me llega a la cadera, pero a efectos legales son considerados iguales. He de decir también que no tengo vehículo propio, y si me surge una urgencia veterinaria ¿cómo le llevo al veterinario? Ellos tienen derecho a una atención veterinaria adecuada, y nosotros tenemos la obligación de proporcionársela. ¿No se estaría vulnerando un derecho que establece la ley, si no me permiten el acceso para acudir al veterinario?
Señores, un poco de seriedad. Queremos considerarnos europeos, pero en muchas cosas no les llegamos a la suela de los zapatos. Cada año son abandonados en España alrededor de 200.000 perros. Las leyes nos prohíben disfrutar en la mayoría de los sitios con nuestros amigos, no podemos acceder a numerosos parques, ni a playas, no digamos ya a cafeterías y restaurantes. No podemos disfrutar viendo cómo nuestros amigos juegan y se divierten correteando con otros perros. Hay razas consideradas como asesinas, simplemente porque tienen un carácter algo más fuerte. Y lo que es más duro todavía, mucha gente nos mira como apestados, y se aparta de nosotros, nos excluyen de la sociedad. Simplemente porque tenemos un amigo de verdad (o varios).
¿Hay derecho a esto? La constitución española considera a todos los españoles iguales, con los mismos derechos. Aproximadamente un tercio de la población española convive con algún perro. ¿No sería justo que este tercio tuviéramos los mismos derechos que el resto? Ante este panorama, sinceramente, me avergüenzo de decir que soy española. El día en que podamos considerar a los perros (y otros animales) como poseedores de derechos igual que los humanos, entonces podremos considerarnos europeos. Antes no.
Creo que va siendo el momento en que todos los amantes de los animales y afortunados compañeros de esos peludos amigos nos hagamos oír, por ellos y por nosotros, para que nos concedan legalmente esos derechos que constitucionalmente tenemos.

Alicia Buruchaga Urueña . Voluntaria y Colaboradora La Sonrisa Nórdica

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: