«

»

Películas: La verdadera historia detrás de “Eight Below”: Sakhalin Huskies

Enviado por Aka

¡Hola a todos!peliculasnordicos

Aquí estoy de nuevo para hablar sobre razas extrañas e historias reales.

Primero os quiero hablar de los perros que actuaron en “Eight Below”: dos de ellos fueron perros rescatados de un refugio.

Para los que no conozcais la película, aquí está la información: Eight Below: Bajo Cero

Esta película está basada en un filme japonés de 1983 llamado Nankyoku Monogatari (un cuento de la Antártida).

En la película vemos a seis monísimos Huskies y dos preciosos Malamutes, lo que no vemos son los otros 22 perros involucrados en el rodaje. Sí, sí, ¡fueron 30 perros los necesarios para rodar la película!

Cada perro tenía un doble para las escenas de trineo (¡si hasta los perros tienen dobles!), además de varios otros perros que colaboraron a hacer escenas difíciles.

Para los que no hayan visto la película, en el tiro de ocho perros, los dos que van pegados al trineo (posición llamada “wheel dog”, ayuda a arrancar y son los que más peso cargan) son dos Alaskan Malamutes, uno de ellos llamado “Shadow”.

troikab4fgEl verdadero nombre de Shadow es “Torika”, y fue rescatado en Knoxville, Tennessee (Estados Unidos). Fue encontrado por las autoridades de control animal, abandonado y maltratado, y llevado a “Knox Co Animal Welfare” (una protectora), desde donde se envió un e-mail a “Sleddog Rescue” (“Rescate de perros de trineo”). ¡De allí Torika fue rescatado y llevado al estrellato en Hollywood!

En la foto vemos cómo estaba Torika cuando llegó al refugio (click para agrandar).
El doble de trineo de Torika se llama “Nikki”, y ella fue rescatada de un Puppy Mill (lugares de los que hablé en otras ocasiones, básicamente son “granjas” donde hay miles de jaulas diminutas llenas de perros en condiciones horribles, para que críen, y sus cachorritos sean llevados con menos de un mes de edad a una tienda de mascotas). Junto con Nikki, 21 otros Malamutes fueron rescatados.

En la foto vemos cómo estaba Nikki cuando llegó al refugio (click para agrandar).

La Verdad detrás de la Ficción.

En 1958 una expedición de tres científicos japoneses (entre ellos un geólogo y un meteorólogo) llegó a la Antártida con doce perros que, lejos de ser Huskies Siberianos, eran Sakhalin Huskies, también conocidos como Karafuto-Ken.

La expedición partió desde la base Showa (en Ongul Island) en dirección a un monte cercano, recorriendo más de 800 kilómetros. Alcanzaron su objetivo sin problemas, pero en el viaje de vuelta fueron asaltados por fuertes vientos que menguaban la visibilidad, por lo que no podían reconocer el camino de vuelta a la base. Es en este punto cuando sueltan del trineo a “Taro” y a “Jiro”, que regresaron a la base en busca de ayuda, y guiaron al equipo de rescate directamente hasta donde se encontraban los científicos y el resto del equipo perruno, salvandoles la vida.

Una vez en la base, se dicidió que el clima era demasiado severo y la expedición sería cancelada. Todos los hombres volvieron el rompehielos “Soya”, que iba hacia Japón. Por desgracia los perros fueron dejados en la base, encadenados y con un mínimo recurso alimenticio, puesto que otro grupo de gente iba a ir a recoger a los perros después, supuestamente. Sin embargo el clima empeoró tanto que nadie pudo volver a la base Showa.

Un año después se reanudaron las expediciones, y cuál fue la sorpresa del trío de científicos, al encontrar que (vaya coincidencia) Taro y Jiro habían sobrevivido. Los perros se convirtieron en heroes de inmediato.

Todavía hoy es debatible si la decisión de dejar a los perros atrás fue necesaria o no. Los científicos alegaron haberse arrepentido de dicha decisión.

Después de la aventura, Taro regresó a Sapporo y vivió en la Universidad de Hokkaido hasta su muerte en 1970. Su cuerpo se conserva disecado en el museo de la universidad, donde está expuesto al público.

Jiro murió en la Antártida en 1960 por causas “naturales”. Sus restos están expuestos en el Museo Nacional de Ciencia en el Parque Ueno, en Tokyo.

Sakhalin Huskies ó Karafuto-ken

Como nota antes de dar paso a la explicación de la raza, debo mencionar que, el sitio que más extensamente hablaba de este perro, no lo clasificó como nórdico, sino que lo metió en el mismo grupo que el Akita y Shiba Inu (es decir, que tampoco considera nórdicos a estas dos razas). Queda a discreción de cada quién tomar esta raza como perro nórdico o no. Yo, personalmente, sí lo incluyo.

Sakhalin es una isla al norte de Japón que, políticamente, pertenece a Rusia, pero que Japón reclama como parte de su territorio por razones historicas.

De esta isla proviene esta rara raza. Y, a pesar de que su popularidad subió cuando se lanzaron la película japonesa”Nankyoku Monogatari” (un cuento de la Antártida) y su versión inglesa “Antartica” (Antártida), hoy es una raza prácticamente desconocida lejos de su región de orígen, e incluso allí no se oye mucho el nombre.

El Sakhalin Husky es una raza de tipo spitz o primitivo, cercano al Spitz Japonés y al Akita Inu, su altura varía entre los 56 y los 66 centímetros en la cruz, con un rango de peso que oscila entre los 30 y 40 kilogramos.

Orejas pequeñas, puntiagudas, a veces inclinadas hacia delante y a veces caídas. Esta raza, como muchas otras, presenta una gran variedad de colores, desde el negro puro hasta diferentes tonalidades de marrones, su pelaje es de doble capa, bastante parecido al Groenlandés.

Cuando vemos la película de “Eigut Below”, no debemos olvidar que los perros reales fueron Karafuto-Ken, y que, de haber sido Siberian Huskies, los científicos que formaban parte de la expedición no habrían sobrevivido al desatar a dos perros, puesto que estos simplemente habrían ido a buscar comida o habrían seguido un rastro hasta perderse.

El Sakhalin Husky es un perro con un fuerte instinto de protección, sin presentar el temperamento “egoísta” del Siberian Husky, que busca su propio bienestar y sólo se arrima a quienes lo pueden asegurar.

El Karafuto-Ken, como la mayoría de perros de tipo spitz provinientes de Japón, es un perro que no presenta instinto de manada como el Siberian Husky o el Alaskan Malamute, sino que forma fuertes lazos afectivos con su dueño (sin necesidad de que éste sea el mejor líder posible), buscando protejer a éste a toda costa. Como todo nórdico, tienen un fuerte instinto de cacería.

Este perro representa todas las virtudes del héroe japonés: “kan-i” (un atrevimiento espiritual combinado con ingeligencia, un gran sentido de consciencia propia y un buen sentido de alerta), “sibumi” (expresión de simpleza elegante). Su valor es legendario, y, a pesar de su alto nivel de energía, inteligencia y devoción, son perros muy enfocados en su trabajo. Son las mejores cualidades del heroísmo arquetípico japonés encarnadas.

Lara Valle Iturriaga Albors.

Fuentes:
http://www.babayaga.ca/2006/02/so-you-want-siberian-husky-eight-below.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Sakhalin_Husky
http://www.wayeh.com/sleddogrescue/hollywood.htm

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: