«

»

Lobos: Encuentran tres lobos decapitados abandonados en una finca de Rodeiro

Un vecino de la parroquia de Negrelos, en el municipio de Rodeiro, se llevó una sorpresa mayúscula LOBOS ICOcuando descubrió en una finca de su propiedad los cuerpos de tres animales muertos que en un principio no sabía si eran perros o lobos. A los cadáveres les faltaban las cabezas y yacían entre los tojos en una finca apartada de monte. El propietario, que denunció los hechos a Medio Ambiente para pedir su retirada, hacía años que no visitaba la parcela y fue con su madre a echar un vistazo con la intención de trabajarla en breve cuando se encontraron con los cadáveres. Fue ésta la que le dijo que parecía que se trataba de lobos. A los animales, por alguna razón, les habían arrancado las cabezas, puede que con la intención de disecarlas o para que fuese más difícil su identificación. Nadie sabe de dónde salieron los animales e incluso entre los vecinos hay quien cree que fue alguien de fuera que los trajo hasta allí «para facer mal».

Rubén Quintás, miembro de la directiva de la asociación de caza de Rodeiro y vecino de la zona, se hacía ayer eco de la aparición de los animales muertos y de este acto de barbarie. Por los montes de la zona suelen ver de vez en cuando a alguno. Hace mucho que en Negrelos no se produce ningún ataque al ganado, aunque entre los vecinos de la zona el lobo sigue despertando temor. Una preocupación que se hace patente en los padres con hijos pequeños a los que no dejan andar solos fuera de casa por el monte a las fincas de la zona. Tampoco nadie deja ya los animales fuera de noche para evitar daños. En los últimos meses ganaderos de Deza y Tabeirós-Montes han denunciado los ataques de los lobos a caballos, vacas o ovejas. En muchos casos los técnicos especialistas en estos temas apuntan como supuestos autores de estas matanzas no a los lobos sino a perros asilvestrados cuyo comportamiento es muy diferente al de los lobos y muy agresivo.

La Xunta investiga la causa de la muerte de los lobos de Rodeiro La Consellería de Medio Ambiente abrió un expediente y el inicio de una investigación para determinar la posible causa de la muerte de los tres lobos que aparecieron decapitados en una parroquia de Rodeiro. Los animales son dos machos y una hembra y sus cadáveres, hallados por un vecino que dio la voz de alarma, se encontraban en avanzado estado de descomposición abandonados en una finca. Las primeras medidas adoptadas por Medio Ambiente fueron la toma de muestras biológicas y orgánicas con el fin de realizar, entre otros, análisis toxicológicos. Para saber si los lobos fueron envenenados los técnicos necesitan tomar muestras de las vísceras, aunque el avanzado estado de putrefacción de los cuerpos hace muy difícil la obtención de muestras que puedan resultar válidas para este tipo de análisis. Medio Ambiente informaba ayer que el caso se puso también en conocimiento del Seprona a fin de que lleve a cabo una investigación por la vía judicial. El Seprona cuenta además un protocolo especial para seguir por ejemplo en el caso de supuestos lobos envenenados. Ayer, según se apuntaba desde el gabinete de Medio Ambiente, los lobos permanecían en el lugar donde fueron encontrados ya que debido al estado en el que se encuentran los cuerpos es necesario antes de retirarlos realizar la recogida de todo tipo de muestras. Dado el estado de los cadáveres se cree que los animales fueron abandonados en esta zona hace ya bastante tiempo. La Federación Ecoloxista Galega expresó ayer su indignación por la aparición de los tres lobos decapitados. Los ecologistas señalan que en este caso los animales estaban en aparente buen estado de salud y creen que su decapitación obecede a «un probable episodio de disecado das cabezas coma trofeo a colgar nalgunha parede». Vigilancia Desde la Federación Ecoloxista se pide a Medio Ambiente la puesta en marcha de un dispositivo de vigilancia y persecución de los infractores que están detrás de estos sucesos. Los ecologistas esperan que se conozca el futuro PLan de Xestión do Lobo de Galicia y esperan que no se demore por mucho más tiempo la puesta en marcha de un Catálogo Galego de Especies Ameazadas. Consideran que es necesario, en este sentido, que desde la Xunta se otorgue a estos planes una dotación económica que haga posible su funcionamiento y la conservación y recuperación de las especies que tienen un mayor riesgo. La FEG denuncia que los venenos son responsables de la muerte de numerosos depredadores salvajes con poblaciones en peligro como mustélidos, aves rapaces o el propio lobo, pasando incluso por perros domésticos y de caza. Esta agrupación ecologista solicita la puesta en marcha del denominado Plan Antídoto, un protocolo de actuación con el que, dicen, ya cuentan los servicios de conservación de la naturaleza de otras comunidades autónomas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: