«

»

Historia de tu Nórdico: Historia de amor

Era un día como cualquier otro de la semana, volvía por la calle caminando a dos cuadras de mi casa, historiadetunordicobaje la cabeza en una vereda y vi con sorpresa una caja de zapatos con cuatro perritas (recién nacidas).
No pensé en nada e inmediatamente las tome en mis brazos y llegue hasta mi casa. Comencé a criarlas con biberones y bolsas de agua caliente ya que era pleno invierno. Entre mamaderas, trapitos, higiene para mantenerlas limpias y la corrida al trabajo (soy maestra jardinera) y quehaceres domésticos, ya que soy esposa y madre; pasaron mis días agitados pero con el amor de madre sustituta que me llenaba de satisfacción al verlas progresar en su crecimiento.

Así llego el día de entregarlas a alguien responsable que se ocupara de ellas con el mismo amor que yo las hice crecer.
Sufriendo horrores fui entregando una a una hasta que cuando llegue a la última, pensé que sufriría mucho al no hacerme quedar algo de todo lo hermoso que viví en ese mes y medio que paso desde el día que las encontré.

Así fue como Lía (nombre con el cual la bauticé) paso a ser una integrante más de nuestra familia, junto a Sharon (la hermosa perra Samoyedo), que la adoptó para sorpresa de todos como hija, y de Mishima (la gatita mimosa) también recogida de la calle.
Ahora las tres forman parte de nuestra hermosa familia de la cual nos sentimos muy orgullosos.

De: Nany Hernández de Alberto.
Fuente: Elliberal.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: