«

»

Por Nuestros Amigos: FELIZ NAVIDAD, O TRISTE NAVIDAD

pornuestrosamigosNavidad2005-2006Ayer paseaba por las calles y vi como todo el mundo corría de aquí para allá frenético, comprando miles de juguetes, regalos, comida para todo un año y cientos de cosas inútiles que sólo benefician a un consumismo masivo sin tregua. No es el primer día que vivo esta situación, de hecho los supermercados y grandes superficies llevan ya casi dos meses llenos de objetos navideños, turrones, etc..Lo más triste es que entre estos regalos de la Navidad, están los animalitos. Un regalito más, que como el resto, un día arrojarán como basura para “reciclarlo” por otro mejor, será un mero objeto más del que tanto los niños como los adultos se habrán cansado y lo abandonarán sin el más mínimo escrúpulo.
La tristeza se apoderó de mí, y me pregunté, la Navidad,…¿En qué han convertido la Navidad?…En una falsa celebración, repleta de hipocresía, que tan sólo te llena de objetos materiales, te emborrachas, te hinchas de comer, pero en definitiva, es la época más triste del año.

Cuando todo el mundo “sonríe”, cuando todo el mundo derrocha sus ahorros en comida que acabarán tirando un año más…¿Alguien se acuerda de los seres que no han tenido tanta suerte, y que la Navidad les hace sentirse más solos que nunca?
Yo sí que me acuerdo, de hecho lo vivo todos los días, porque sí, señores, mientras todo el mundo se llena de regalos y compra “mascotas” para Navidad, el abandono no cesa, y se vuelve más crudo que nunca.
¿Alguien ha ido alguna vez en Navidad a un refugio o protectora de Animales? ¿Alguien ha visto la Isidoro2Navidad desde los ojos de un cachorrito recogido de las basuras, y que ahora, en el refugio no tiene más que una jaula, fría y mojada donde refugiarse del frío?
¿Alguien se ha parado a pensar lo que los animales abandonados sufren estas fechas? Sí, sí, mientras todos estamos calentitos en nuestras casa, hinchándonos de comida (como si fuera el único bocado que nos llevásemos a la boca al año), desde el otro lado, la Navidad es aún mas triste.
Os invito a que visitéis una protectora, o mejor aún una perrera. Donde los pasillos huelen a muerte, donde los animales no tienen ni agua para beber puesto que se congela por el frío…Visitad un refugio, y podréis comprobar que muchos animales, no amanecen con vida el día de Navidad, mueren de desesperación, de soledad, de frío, porque la mayoría de voluntarios no tienen suficiente dinero para comprar un aparato de calefacción..
Y entonces, con la rabia y la tristeza en mi corazón, ¿qué nos queda? Pedir donativos para ayudar a que “sobrevivan” estas Navidades la de miles de animales abandonados.
Pero la gente está demasiado ocupada comprándose un coche nuevo, comprando regalos, yendo a restaurantes caros, comprando gambas y langostinos tres veces más caros, etc…¿Y quién se acuerda de ellos? Sí, lo más despreciable es que NADIE, es capaz de hacer la cosa más simple que hay, ingresar una pequeña cantidad de dinero, …porque claro, la gente ahora le va mal porque tiene muchos gastos, Ja! Egoístas todos! En vosotros si que os gastaréis todo el dinero, en ir de viaje sí, pero en ayudar, ¿No hay dinero! Eso son sólo mentiras, que hacen sentirse mejor a aquellos que dicen que no dan dinero a ONG’s porque no saben a donde va a parar, y un largo etc… Por desgracia hay mucha gente así, y precisamente son aquellos que nunca hacen nada.
Sí, hay muchas formas de ayudar, en el caso de los Animales, la forma más “cómoda” y fácil es la de dar un pequeño donativo. Pero también puedes hacerte voluntario de una Sociedad Protectora y ayudar en las inacabables tareas de :limpieza, pasear a los animales, ayudar en acciones, o simplemente aportar unos ratitos de calidez y amor a los pobres animales que sienten la tristeza más grande que pude existir en sus corazones: El abandono.
Hay más formas de ayudar, puedes difundir las labores de ONGS, puedes promover las adopciones entre amigos y familiares, y puedes “evitar el abandono”.
Pero por favor, no te quedes con las manos cruzadas, no digas que no tienes dinero para aportar una ayuda, no digas que no tienes tiempo, o que no sabes dónde acudir, porque ésas, son sólo las Excusas que te pones para sentirte menos responsable, de algo, que desgraciadamente nos incumbe y responsabiliza a todos.

Miriam Perera
Presidenta de La Sonrisa Nórdica

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: