«

»

Terapias con Animales: Terapeutas de cuatro patas

Perros terapeutas logran grandes éxitos en el tratamiento de discapacitados. Más allá de romper terapiasconanimalesbloqueos, despiertan reflejos y ayudan a superar fobias, depresiones y enfermedades nerviosas.

La terapia con apoyo de animales, que trabaja con delfines o caballos, es desde hace muchos años conocida. Pero la terapia con perros muestra que éstos son más resistentes y tolerantes que otros animales y además ofrecen más posibilidades para trabajar. Muchas familias pueden tener un perro, no así un delfín.

Los perros ayudan a romper barreras

Es sabido que animales domésticos puede alegrar la vida en un hogar. Para personas discapacitadas que sufren afecciones físicas o psíquicas esto es más notorio aún.

Estudios médicos han comprobado que personas que tienen animales domésticos están menos expuestas a enfermedades cardíacas o de tensión arterial.

La terapeuta y entrenadora de perros para terapia Daniela Hahn dijo a DW-WORLD “los perros son una gran ayuda en la terapia, tanto para el paciente como para el terapeuta, por que ayudan a romper barreras y llegar así más rápido al problema. También ayudan al terapeuta a superar situaciones emocionales difíciles”.

Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift: el perro es el intermediario

Hahn agregó “El perro crea una relación con menos presiones, personas enfermas no quieren piedad o ser obligados a hacer algo. Los perros ayudan en la terapia a crear un medio más relajado para el trabajo psicológico”.

Los perros terapeutas son en su mayoría de razas mezcladas. Está claro que niños pueden comunicarse más fácilmente con animales, y que la terapia con animales dan resultados muy positivos, pero aún no se sabe que reacciones psicológicas o fisiológicas son las causantes de estas mejoras.

Momo, especialista en discapacidades motrices

Momo nació en Valencia y desde pequeña fue entrenada para ser terapeuta. Hoy es la especialista en enfermedades motrices. Momo tiene que traer la pelota roja, la verde y la azul, pero trae la amarilla, en ese momento el niño discapacitado, Tobi, le dice a Momo, que no, que se equivocó. A través de este ejercicio, que parece ser un error del perro, Tobi es estimulado a participar, después del juego la terapeuta puede realizar otros ejercicios, pues el miedo está superado.

En el entrenamiento para ser terapeuta los perros son preparados de acuerdo con su personalidad y sus capacidades. Hay perros tranquilos y perros muy activos que ayudan según sus cualidades en el tratamiento de diferentes enfermedades.

Hahn agregó que “de 50 perros quizás uno está capacitado para ser terapeuta”. Esto da la pauta que la preparación de estos perros implica mucho trabajo, pero los éxitos ya logrados dan la pauta que este trabajo vale la pena.

Los mayores logros, hasta ahora, en la carrera de la terapeuta Hahn fue “lograr que una niña que estaba en silla de ruedas pudiera caminar y conseguir que un niño autista expresara durante minutos sus emociones”.

Matilde Heredia
21.10.2005
Fuente: La Otra Visión

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: