«

»

Historia de tu Nórdico: Crónicas de Roy. Capitulo III. El segundo mes.

Enviado por jbuson

Hola a todos. Aquí estoy de nuevo para comentar mis vivencias con Roy. Espero no aburriros con esta historiadetunordiconueva crónica. Así que olvidémonos de monsergas y empecemos.

Ya han pasado 2 meses (¡¡cómo pasa el tiempo!!) desde la adopción de Roy, y cada día que pasa, más me tiene enamorao el jodío (Y a mi madre ni te digo). Me ha cautivado por completo su raza, bueno, más bien el jodio de Roy, que es un listo de mucho cuidado y sabe como engatusarnos con esa “sonrisilla” que tiene. Bien es cierto que, muy de vez en cuando me da algún que otro susto (no hay que olvidarse de que Roy es un jodio nórdico) pero, en general, se comporta como el mejor (por lo menos para mí).

Con la llegada ahora del invierno, me estoy planteando la práctica de alguna modalidad deportiva del Mushing con Roy para así gastarle esas “inagotables” energías que tiene la “MalaBestia” (como así le llamo cariñosamente a Roy). Es una muy buena excusa para dejar esta vida sedentaria que últimamente llevo (con excepción de los paseos de 1 hora “a toda pastilla”) y de paso, a ver si dejo de fumar que, tal como se está poniendo el patio (restricciones, salud, dinero,…), más vale que lo deje pronto aunque las pelas que antes dedicaba a este vicio lo tendré que dedicar a “otro” vicio (“parafernalia canina”).

En este mes, aparte de seguir “devorando” toda la información que podía obtener por Internet, conseguí aprender un poquitín más acerca de su raza, y de los distintos comportamientos que tienen los nórdicos (en general). Sus pautas, conductas, lenguaje corporal, establecimiento de jerarquias, formas de comportamiento, adiestramiento,…. Y cuanto más investigo y leo, más me engancha. Por el contrario, el dineral que llevo gastado con el jodío todavía va camino de incrementarse. Y si no me restrinjo algo, voy camino de la banca rota.

Los libros que ya llevo leídos son:
— El Alaskan Malamute / Vera Urbani Corsiglia. Editorial de Vecchi.
— El nuevo libro del Mushing / Pep Parés. Editorial Tikal.
— Saber escuchar al perro / Jan Fennell. Editorial Drac, 2002.
— El lenguaje del perro. Conocerlo, entenderlo, interpretarlo / V.Rossi. Editorial de Vecchi. 2004
Y los libros todavía pendientes:
— El Alaskan Malamute / Maria Scotti. Editorial De Vecchi.
— La etología del perro: como entender su comportamiento / Antonio Pozuelos. Ateles, 2002.
Eso sin contar con todos aquellos libros que se me pongan por delante.

Referente al propio mantenimiento de Roy, esto ya es un caso aparte. Peines, rastrillos, cardas, tijeras, golosinas (sobretodo para cuando obedece), alguna que otra sesión de “peluqueria canina profesional”,… ya he perdido la cuenta de lo que le compré y de lo gastado, y de lo que todavía me queda por gastar. Vaya peazo de manto peludo que tiene el jodio. ¡¡Y eso de que todavía no me ha tocado realmente el período de muda!! Su manto de pelo es enorme y, conforme va llegando el invierno, cada vez más “aumenta” de volumen. Ya me ha comentado algún que otro peluquero que me vaya aprendiendo a “ponerle bonito” si quiero mantener mi cuenta corriente saneada, porque su manto peludo es, y vuelvo a repetir, ¡¡enorme!! Por lo menos ya me agencié una mesa de trabajo (una simple mesa que mi padre la tenía olvidada en el garaje) sin gastarme nada. Así por lo menos Roy está más “tranquilo” en su sesión de peluquería “casera” (me tengo que recordar comprar un libro de peluquería canina…mecachissss).

Se me olvidaba comentar el gasto que tuve que hacer al aumentar la altura (en medio metro) de la verja (ahora tiene 2 metros y medio, bricomanía marca “ACME”) de mi casa. Todo eso debido a que por aquel entonces, había una perra en celo en el vecindario y, mientras su dueña la estaba paseando, el jodio consiguió escalar la verja por un sitio que tenía localizado y me tenía muy mosqueado. Y eso de que unas jodidas arizónicas (digo jodidas porque todos aquellos que tengan arizónicas en casa, sabrán cómo se les queda el pelo a nuestros bichos cuando se meten dentro de ellas) le obstruía el salto. Para evitar esas posibles escapadas, me estoy planteando el tema de “esterilizarle” pero no quiero precipitarme en la decisión, porque pienso que todavía es pronto para “esa decisión”. Uno nunca sabe lo que depara el futuro.

El tema del pienso es caso aparte, y lo he dejado ya por imposible. Como el peso actual de Roy es de unos 27 kilos (pura fibra eso sí), y su altura es más pequeña que un Alaskan adulto, me tenía mosqueado. ¿Sería un Alaskan Malamute puro? ¿Tendría realmente la edad que ponía la cartilla? ¿Habría tenido alguna carencia alimentar en su etapa inicial? ¿Su “tembleque” trasero es debido a que está delgadín en esa parte?

Sin descartar ninguna prueba médica, parece ser que Roy es más joven de lo que dijo el veterinario de la perrera, después de que vieran a Roy varios veterinarios, algún que otro adiestrador canino y lo que me respondían a mis correos electrónicos algunos criadores. Tuve la oportunidad de conocer a uno personalmente, Marcos y Gemma, del Circulo Polar (http://www.circulopolarkennels.com) en un concurso canino realizado en Nuevo Baztán y, en vista de los perros que llevó al concurso, me iba “alegrando” cada vez más de la posible juventud de Roy. Posiblemente haya nacido entre Agosto y Noviembre de 2004.

En los correos que recibí, me dijeron que Roy bien podría ser un Alaskan Malamute puro, o un posible cruce de Alaskan por Samoyedo debido al largo de su pelo (con excepción de uno que me dijo que era un cruce y que lo educara como “cualquier perro”), pero sin ver personalmente a Roy, no lo podrían asegurar. Eso sí, con excepción de uno, todos me felicitaron por la Adopción.

Como Marcos y Gemma lo pudieron ver personalmente, y por lo activo, juguetón y bastante bribón que es, el jodío posiblemente esté en plena adolescencia (Dios, eso sí que me va a rematar de vez, pero intentaré salir del paso como buenamente puedo). Y encima el jodío ha pillado una pequeña infección en el aparato urinario. Normal, con lo salidorro que está ultimamente… Aún bien que se lo he pillado a tiempo. A los dos les encantó Roy. Y me comentaron que había hecho un “muy buen” trabajo con el porque era como si lo hubiera creado desde cachorrillo, con un buen “imprinting”. Eso sí, me dijeron que fuera un pelín más “estricto” en su educación, y que no le consintiera tantas cosas, sobretodo porque está en plena adolescencia. Sobre el “tembleque”, me han apoyado en que le hiciera una prueba de “displaxia” para descartarla. Y según lo que ellos pudieron apreciar de Roy, era un Alaskan puro. Bien es cierto que el pelaje largo era “una falta” para el estándar, pero se recomendaba a muchos criadores que mantuvieran algún que otro espécimen para “fortalecer” el manto en las camadas sucesivas. Eso sí, que ya me enseñarían a cepillar correctamente. Y su poca talla (algo que me preocupaba, y todavía me sigue preocupando), al no conocer nada de su pasado, podría ser normal (¿línea Kotzebue?), o bien existió una carencia nutricional en la alimentación de su etapa inicial, o bien hormonal, o bien era todavía más jovencito de lo que se podía suponer. Muchas suposiciones y muchas incógnitas. Pero así es un perro abandonado a su suerte, sin reclamo posterior de su dueño inicial, recogido en una perrera municipal, camino de “La Milla Verde” si nadie lo reclamara o adoptara hasta ese fatídico día (Gracias Hommer por haberme hecho conocer en tu triste “Milla Verde”, la posibilidad de la adopción de un nuevo compañero de fatigas. ¡¡Gracias de todo corazón!!).

Así que ya soy socio (permanente) del club de “Dueños (Desesperados) de Perros con Pelo Largo” al igual que del club de “Adoptantes en Fase de Pluriempleo para Pagar los Gastos del Perro Adoptado”. Tengo que añadir otros cuantos como: “Buscadores de Piensos óptimos” (al final le daré algún pienso de la marca “Diamond” en cuanto acabe con las existencias y así dejo de formar parte de ese “club”), “Bricomaníacos de Urgencia en levantamiento de verjas en tiempo récord”, “Intoxicados de información acerca de perros nórdicos”, “Compradores compulsivos de libros/juguetes/peines/cepillos/…”, entre otros.

Y sobre los distintos métodos necesarios para propietarios de nórdicos, tuve que aprender (y aplicar) cosillas como:

Para Ocio:
–> “Método de adelgazamiento intensivo para propietarios de perros nórdicos en sólo una hora diaria. De regalo, una toalla “super-absorbente””
–> “Método para dejar de fumar fácilmente en función del método anterior”
–> “Método rápido de dejar de fumar al salir con tu perro con el arnés puesto. La importancia de comprarse un ancla. Distintas formas de agarrarse a los árboles o farolas. Cómo evitar posibles contracturas y esguinces”
–> “Método practico para caerse sin hacerse daño al empezar prácticas de Mushing con tu perro”

En cuanto a Peluquería Canina:
–> “La resina de los árboles. Cómo detectarla. Cómo limpiártela de la mano. Cómo quitarla del pelo de tu perro”
–> “Cómo deshacerse de los dichosos “nudos” de los pelos y ahorrarte gastos”
–> “La cola del perro. Formas de quitar nudos. Formas de sujeción de la cola. La importancia de la rapidez de la mano en atrapar la cola”
–> “Cómo peinar a tu nórdico sin tragarte pelos. De regalo, una mascarilla”
–> “Aprender a comprar material de peluquería de calidad para tu perro”
–> “Cómo sacarle rendimiento (económico sobretodo) al materia de peluquería que llevas comprado para tu Alaskan Malamute de pelo largo”
–> “Aprender a tratar el pelaje de tu perro: Cómo pasar la aspiradora dentro de casa y del coche, cazar al vuelo las pelusas “voladoras” antes de que se posen en tu bebida/comida, posibilidades de confección de prendas con la muda”
–> “Usar a tu perro como manta de invierno. Formas y usos posibles”

Y sobre otros temas:
–> “Seguros: La inclusión de nórdicos en “perros peligrosos”. Modalidades”
–> “Método para evitar esa mirada de pena que pone tu perro para conseguir algo: Aprender a vencer la tentación”
–> “La paciencia, esa gran desconocida”
–> “La paciencia. Las distintas actitudes que toma tu perro para agotártela”
–> “Los calmantes. La importancia de los calmantes en dueños de perros nórdicos.”
–> “Método para reñir al perro aunque éste te ponga una cara de pena”
–> “Como hacer que tu perro nórdico te obedezca. Ejemplos prácticos”
–> “Cómo educar a tu nórdico y no volverse loco en el intento. La importancia de la Valeriana en los Humanos. Ventajas de tomarla antes de educar a tu nórdico”
–> “El autismo o la sordera en los nórdicos. Comprobación con golosinas”
–> “Distintas formas de decir a tu madre que no mime tanto a TU perro, sobretodo con la comida, golosinas, dejarle entrar en casa, entre otros”
–> “Ventajas de abrir una cuenta-perruna para gastos imprevistos”
–> “Veterinarios: La búsqueda del mejor veterinario. La relación calidad/precio. La importancia de la Iguala. El trato de los veterinarios con los perros. Las facturas. Ser pluriempleado: Ventajas y desventajas”
–> “Cómo leer los laterales de las bolsas de piensos comerciales y no volverse loco en el intento. Análisis de los piensos y distintos tipos de calmantes para los dueños”
–> “Jardinería: La importancia de no hacer zanjas en tu jardín mientras tu perro te observa. Cómo tapar hoyos en el jardín”
–> “Pensar como un perro: Búsqueda de posibles alternativas de fuga. La importancia del “cansar” al perro”
–> “Pensar como un perro: Qué hacer si tu perro huele a una perra en celo”
–> “Pensar como un perro: Cómo evitar las marcas “Kelme” en tu ropa”
–> “Pensar como un perro: Cómo evitar que tu perro se te acerque en un día lluvioso. La enseñanza de la orden “sacudete””
–> “Pensar como un perro: Cómo vencer los lloriqueos de tu nórdico. De regalo, tapones de oído”
–> “Pensar como un perro: El aburrimiento. Cómo combatirla. De regalo, un cronómetro y un juguete para perro. Tiempos de vida de distintos juguetes para perro”
–> “Consejos prácticos de tintorería casera “express” para manchas (de todo tipo) provocadas por las patas de tu perro”
–> “Aprende a modular el aullido de tu nórdico. La importancia del tono bajo de tu perro cuando uno vuelve a casa a las 3 de la mañana y todos están dormidos”
–> “Cómo entrar en casa sin que tu perro se entere”

En sus paseos, aparte de algún que otro método comentado arriba, también estoy intentando seguir otros, tales como:
–> “Cómo intentar hacer que tu perro no se pare en cada farola/esquina/matorral/… mientras estás de paseo con el”
–> “Cómo averiguar que hay una perra en celo con sólo observar el tuyo. Sólo para propietarios de perros machos”
–> “Métodos alternativos para evitar confrontaciones perrunas”
–> “Las reacciones de los viandantes ante tu perro. Esa lotería”
–> “La importancia de las bolsas de recogida y las golosinas en los paseos”
–> “Distintos comentarios que uno puede escuchar mientras paseas a tu perro”
–> “Cómo hacer caso omiso de los comentarios de personas que odian a los perros”
–> “¿Bozal o Esparadrapo? ¿Quien debería llevar?”
–> “1001 respuestas “educadas” para dar a gente que odia a los perros que encima te insultan”
–> “Cómo adivinar a gente que odia a los perros”
–> “Formas para no reírse si te cruzas con una persona que se aleja gritando (y/o insultando) al ver a tu perro cerca de él”
–> “La enseñanza de la raza a los críos pequeños. Formas prácticas de explicar”
–> “Mamá, ¡¡mira!! ¡¡Un lobo!!”
–> “Distintas respuestas de las mamás/papás/abuelos a los crios”
–> “Tu nórdico y los crios. Esa irresistible atracción”
–> “Diferencias entre lobos y nórdicos. Formas de explicar a los crios”
–> “Diferencias entre Husky y Alaskan. Formas de explicar a los críos y no tan críos”
–> “Los dueños de perros pequeños. Las distintas pautas de su comportamiento”
–> “Los dueños de perros grandes. Las distintas pautas de su comportamiento”

Podría seguir describiendo más cosillas, pero me eternizaría y no me quiero alargar mucho.

Lo más importante que tengo que resaltar en estos dos meses escasos es que estoy bastante contento con mi elección adoptando a Roy. No me arrepiento en ningún momento, aún en aquellas situaciones que te hace sacar de las casillas. Ya sabemos que Roy se enmarca dentro de la raza nórdica pero, si uno se informa bien, lee bastante, charla todo lo que puede con propietarios de nórdicos contrastando opiniones, sabiendo escuchar consejos separando los malos de los bueno, no hay ningún impedimento a que la gente adopte a un nórdico. Hay que tener en cuenta que un nórdico es un caso raro, una especie aparte, un perro-gato como ya me han dicho varias personas. Pero con la información adecuada, y algo de tiempo para estar con tu nórdico, disfrutarás de una grata compañía.

Así que, si eres de aquellos que nunca han tenido a un nórdico y están pensando en adoptar a uno, piensa, recapacita, analiza tu situación, dale mil vueltas a la tortilla. Si de verdad has analizado muy bien los pros y contras de los nórdicos, tienes el tiempo suficiente, y has decidido seguir adelante…

¡¡Enhorabuena!! 🙂

Bienvenido al club de “Sufridos Adoptantes de Nórdicos” (regalan valeriana) al igual que del club “Locos por su Nórdico” (regalan camisa de fuerza). 😉

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: