«

»

Por Nuestros Amigos: Reflexiones…

Enviado por jbuson

Mirando la pantalla del ordenador, navegando en la red y observando lo cuan pornuestrosamigosanimal que podemos ser al ver a estos animales (¿?) de compañía encerrados en sus minúsculas jaulas, atendidas por voluntarios que dan todo lo que pueden dar de sí con esos escasos medios materiales con que cuentan en muchos albergues, muchas veces sin apoyo de la Administración, que prefiere perder su tiempo y su dinero en tonterías porque esas tonterías “dan votos”.

Lo que contemplo, en la mayoría de los casos, es tristeza. Contemplo esas miradas perdidas a lo lejos, esos gestos, esa forma de bajar la cabeza pidiéndote perdón. Sus miradas y sus gestos traspasan la pantalla de mi ordenador. Me siento impotente. Impotente porque no podría abarcarlos a todos, en darles el cariño, la comprensión, el entendimiento que ellos se merecen.

Me encantaría poder adoptar a otro perro (o a varios), pero yo no puedo con más. Y mi corazón llora con ello.

Para mí, el único delito que han podido cometido estos pobres seres, es haberse dejado convencer por lo que un día fueron sus dueños, y que les abandonaron a la mínima. Entiendo aquellos casos de fuerza mayor, pero son muy pocos los que, con tristeza, tuvieron que dejar a su animal de fatigas en un albergue para que alguien pudiera darles una vida mejor. Como digo, son pocos. La mayoría se debe a esa incapacidad mental de esos, ¿deberíamos de llamarlos “humanos”?

Nosotros, los “Humanos”, somos seres dotados del uso de la razón, o por lo menos debería de ser así. Pero nos encontramos con “humanos” que piensan que esa bolita de pelo que ha entrado a formar parte de la familia no se hará nunca mayor, que no crecerá, que se comportará siempre como un cachorrito, y si crece, que lo hará de la forma más “civilizadamente humana” posible, sin apenas educación de por medio. ¿Realmente deberían estar englobados dentro de la raza humana estos energúmenos (por llamarles de alguna forma)?

Yo, siempre que alguien me comenta que quiere tener una mascota en casa, actúo como “abogado del diablo”. Quiero que la persona sepa realmente que, esa ricura pequeñita, ese osito de peluche que te mira y agita el rabo de un lado a otro, será una carga a la larga. Que es muy dura su educación durante las primeras semanas. Apenas pegará ojo porque tendrá que estar atento para que, al menor indicio, sacarle a la calle para que haga “sus cosas”. Felicitarle con una mano y con la otra, quitarte las legañas de tus ojos. Diciéndole “muy bien” mientras bostezas. A aguantar sus lloriqueos iniciales a las 4 de la mañana. Realmente, es una maquina de comer, beber, dormir, cagar y mear. Y conforme se va haciendo mayor, contemplarás que sus dientes van saliendo. Y morderá todo lo que tenga a su alcance. Les digo que tendrán que retirar de su alcance todo aquello que pueda ser mordisqueado, que tendrán que comprar juguetes mordedores para esos “peques”. Aún así, cuando llegue a casa, que se prepare para encontrar alguna que otra sorpresa, como por ejemplo alguna que otra esquina de un mueble (ese que te costó carísimo, p.e.), un pequeño campo de “minas” sólidas y líquidas en el suelo de la casa (y eso de que habías dejado papel de periódico puesto en el suelo del baño), alguna que otra maceta tirada y su contenido completamente esparcido por el suelo, o una cortina que da pena con sólo mirarla, etc.

Vaya panorama. Imagínate que llegas a las 2 de la mañana, después de una noche de fiesta, o de un día duro de trabajo (creo que peor). Y lo peor de todo, que encima es lo más gracioso: ¡¡NO LE PODRÁS REGAÑAR!! Porque no lo has cogido “in flagranti”, y tendrás que recoger todo sin su presencia

Vaya chasco ¡¿eh?! Pues eso no es nada. Espera a que vaya creciendo. Escucharás como va aprendiendo a ladrar, a pedirte (de una forma u otra) ese trozo tan sabroso de tarta que te estás comiendo, que de repente puedas encontrar alguno de tus zapatos o zapatillas (esos que a ti tanto te gustan) completamente “destrozaíto”, que después de un día de lluvia, el venga muy contento a saludarte y contemples como tu traje o tu ropa es mojado, llenado de pelos, manchado de barro (marca “Kelme”, muy conocida por todos aquellos dueños que tengan perro). Y para colmo, tendrás que sacarle bajo ese aguacero que cae porque el pobre bichito se ha aguantado las ganas de hacer sus cosas para cuando tu llegaras.

Luego llegarán esos “encontronazos” con otros perros, que ladrarán continuamente por la noche, que te robarán ese pedazo de queso que has dejado encima de la mesilla (ésa que tienes cerquita de tu sillón preferido porque te has olvidado de traer también un refrigerio, y has tenido que volver a la cocina…), etc.

Encima, cuando le llames, bien paseando o en casa, tu perro parece que es sordo o completamente autista, porque no te hará ni puñetero caso. Mientras están comiendo o cenando, sobretodo en época de muda( y si tiene mucho pelo más), observarás cómo una de esas pelusillas características de tu perro se posa en tu comida o en tu vaso. Que te gruñirá y te quitará el sitio de tu sillón favorito,…

¿Sigo?

Esto sólo ha sido el aperitivo. Que las sorpresas con las que te puedas encontrar con ese perrito se parecerán como a una caja de bombones. Nunca sabrás (o te acordarás) del sabor de cada uno. Y no he contado el dineral que uno se puede gastar en collares, correas, peines, bebederos, comederos, mantitas, vacunas, piensos, golosinas, caseta, veterinario, medicinas, limpieza interna integral de coches (muy de vez en cuando)

Y sigues aún así, ¿estás dispuesto a tenerlo ello?

Pues analiza primero analiza tu situación personal (tiempo, dinero, sentimientos,…). Una vez analizado este primer paso, pasamos al paso “2”. No siempre podrás tener el perro que más te gusta, sino que tendrás que tener aquel que se adapta mejor a tu situación. Intenta primero adoptar, así salvarás dos vidas, la del perrillo que te llevas y la de otro que ocupa su lugar. Paso “3”: Lee mucho, informate bien. Paso “4”: Dale la mejor educación posible. Paso “5”: Una vez que lo tienes en tu casa, de vez en cuando

“PIENSA COMO UN PERRO”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: